REPUDIAMOS ESTA MEDIDA Y LLAMAMOS A CONSTRUIR OTRO MODELO ENERGÉTICO.

 

Este martes el gobierno nacional publicó 768/2019 en el Boletín Oficial, firmado por Patricia Bullrich, donde habilita el despliegue de la Gendarmería Nacional en Vaca Muerta.
Por un lado, creemos que, más allá de su compleja implementación, ya que la formación geológica de hidrocarburos no convencionales abarca a 4 provincias, es una medida que para adecuarse a lo que es la política energética de Estados Unidos, que tiene a la energía vinculada estrechamente al desarrollo bélico, aunque después la disfrace de distintas formas.
La resolución dice que es “imprescindible proporcionar protección física a las instalaciones de las plantas de explotación de hidrocarburos ubicadas en la formación geológica Vaca Muerta, situada en la Cuenca Neuquina, que comprende parte de las provincias de Neuquén, Río Negro, Mendoza y La Pampa, a fin de asegurar los intereses económicos vitales del Estado Nacional”.
La resolución habla del cuidado y protección de los bienes físicos de las empresas y de las personas en términos genéricos, danado un paso más en esta clara doctrina de “seguridad energética” promovida por Estados Unidos.
Esta medida de enviar gendarmes a los campos petroleros de Vaca Muerta está directamente en línea también con lo que es el acuerdo de YPF con Chevron, una de las grandes compañías privadas con capitales e intereses estadounidenses.
Lejos de implementar políticas que vayan en dirección del cuidado de las comunidades y del medio ambiente, el gobierno avanza incluso por encima de la autonomía de las provincias donde está ubicada la formación geológica. Como ejemplo, el gobierno de Neuquén ya públicamente a cuestionar la medida del gobierno nacional.
Por otra parte, Bullrich envía a la gendarmería a Vaca Muerta para garantizar las ganancias de petroleras castigando el derecho a huelga de los trabajadores y trabajadoras del petróleo. Al mismo tiempo, la gendarmería también podrá actuar contra las comunidades mapuches, que pelean por el derecho a sus tierras en esos campos.
Creemos que todo apunta a amedrentar y oportunamente reprimir cualquier tipo de protesta de los gremios petroleros y las comunidades.
Vaca Muerta fue punta de lanza del proyecto de reforma laboral de Macri, donde implementó los convenios a la baja, con precarización laboral y mayores beneficios para las petroleras, que vienen a hacer negocios con los bienes estratégicos de gas y petróleo de nuestro país.
Los resultados de esa política laboral y económica de Macri,m enmarcados en la política de “seguridad energética” de Estados Unidos, están a la vista, con el crecimiento del conflicto social en un actividad que también se encuentra sin consensos en el orden ambiental ni en términos de soberanía.
La presencia de gendarmería en Vaca Muerta es un ataque a la libertad sindical y a los derechos humanos elementales y es un paso más del imperialismo sobre nuestro recursos naturales.
Repudiamos esta medida y llamamos a trabajadores y trabajadoras, a organizaciones sindicales, sociales y políticas, y al pueblo en general, a realizar un repudio general en unidad de todos los sectores.


Por un cambio de modelo energético En defensa de nuestra soberanía
José Rigane


18 de septiembre de 2019

Revista ESNA #15 – Venezuela – La revolución bolivariana no está sola

Revista FeTERA Mayo 2019

Volver