Dossier Fracking

  • Pozos abandonados en Comodoro Rivadavia

    Se menciona que en el radio urbano de Comodoro Rivadavia tenemos un legado de unos 2500 pozos abandonados, resultantes de más de un siglo de explotación petrolera en la zona.

     
  • La panacea del Fracking, frente a la realidad innegable

    El fracking o fractura hidráulica es una actividad por la cual se hace posible extraer gas y petróleo del subsuelo, una técnica considerada altamente perjudicial para la naturaleza y consecuentemente para la vida humana y animal también.

     
  • Hacia una ecología política del fracking en la Patagonia Argentina

    Los conflictos que giran en torno al fracking en la Patagonia Argentina ponen en evidencia visiones contrapuestas sobre lo que implica en términos económicos, sociales y ambientales la explotación de hidrocarburos.

     
  • Breve mirada Geopolitica del Fracking

    Uno de los elementos fundamentales en nuestra vida cotidiana como seres humanos insertos en un sistema y en un planeta es el petróleo, que junto con el gas natural conforman los hidrocarburos. 

Recién llegado de las discusiones paritarias, Rigane se sienta a hablar de los problemas de la clase trabajadora y del modelo energético con entusiasmo juvenil. Analiza, piensa y responde sobre temas a los que dedicó su militancia.

 

El definitivo otorgamiento de la personería gremial para la FeTERA es un dato alentador y ratifica el rumbo adoptado por el Movimiento de Unidad Lucifuercista. La capacidad de lograr una negociación salarial diferenciada de quienes aceptaron convenios a la baja, también constituye un aspecto alentador.

– ¿Qué balance hace de este último mandato?

Este período de tres años ha sido uno en el que determinados aspectos de las actividades gremial, política y social sufrieron cambios significativos a partir del cambio de gobierno a nivel nacional.

Se profundizaron las políticas neoliberales. El gobierno ha desplegado iniciativa política con la decisión de favorecer a los que centralizan y concentran riqueza en el país. Esto se ha expresado en decisiones como la quita de impuestos y retenciones a la mega minería, a los agroexportadores, etc. Intentan garantizar un modelo productivo de carácter extractivista, altamente contaminante, cuyo objetivo central es profundizar la reprimarización de la economía en el país.

A su vez, atravesamos un proceso de transformación y recambio generacional en el ámbito del trabajo. Las generaciones que ingresaron durante las décadas de los ´70 y los ´80 ya comenzaron a jubilarse. Por otra parte, se han incorporado trabajadores y trabajadoras signados por la precarización y la explotación. Cuando llegan a un ámbito como el nuestro, con derechos establecidos, convención colectiva vigente, jornada laboral establecida, equipamiento, ropa de trabajo y otros derechos, creen que esto se los dio la empresa y desconocen que es producto de la pelea, del esfuerzo, de la dedicación de generaciones anteriores.

Generaciones que han tenido que pasar por distintas situaciones para poder llegar a tener algunos beneficios, hoy seriamente cuestionados por este gobierno que declaró al movimiento obrero como el enemigo público número uno. Lo hizo en su afán por reducir los costos laborales y en su objetivo de establecer la mejor política de apertura en la economía en detrimento de todo lo que tiene que ver con los sectores populares, el movimiento obrero en particular, y fundamentalmente en una intencionalidad de seguir beneficiando a la franja de la sociedad más enriquecida.

 

– En ese contexto de privatización, ustedes acaban de cerrar paritarias diferenciadas de los gremios que aceptan el 15 por ciento en cuotas…

Con el 80 % de las empresas discutimos con personería gremial y jurisdicción territorial. En el resto esa situación se da en disputa con las empresas y con la FATLyF que, haciendo un juego de sometimiento y de condescendencia con las empresas y sus objetivos, termina actuando en contra de los intereses de los trabajares que dice representar. Por ejemplo, este año acepta el incremento del 15 % con una clausura de revisión (que ni siquiera es gatillo) para el mes de septiembre.

En cambio nosotros hemos logrado discutir en todos los ámbitos un incremento del 18% que es para el semestre (marzo a agosto). Volvemos a abrir la paritaria cumplido el semestre. El 18 %, salvo algún caso excepcional, se obtiene antes del aguinaldo.

Las empresas no están en condiciones de negarse a una paritaria de esta naturaleza porque han tenido incrementos tarifarios de entre el 800 % o el 4500 %, depende si hablamos del kW variable o del cargo fijo.

Además, la tarifa se ha modificado sustancialmente en favor de las empresas, fundamentalmente de las privadas. Hoy las empresas recaudan millones de pesos sin vender energía. El cargo fijo, en enero de 2016, estaba aproximadamente en $ 5,30. Ahora hay cargos fijos promedio que están en $340. EDEA recaudaba en 2016 unos 1500 millones de pesos y al año siguiente termina recaudando más de 4000 millones en la distribución.

Desde ese punto de vista, no hay una empresa que pueda soportar la discusión sin tener en cuenta el deterioro de vida y el proceso inflacionario.

Para la acción gremial, todo se define en qué queremos ser. Si queremos ser funcionales a la política de gobierno o nuestra propuesta es representar cabalmente al conjunto de los trabajadores y de las trabajadoras en relación a sus interés, y si estamos dispuestos a conquistarlo en la práctica. Para eso se necesita no solamente la voluntad y decisión política de llevarlo a cabo sino el apoyo de todos los compañeros y de todas las compañeras para ejercer ese derecho.

 

– ¿Qué importancia tiene el modelo federal de representación que ejerce el MUL en Luz y Fuerza Mar del Plata a la hora de discutir salarios?

El peso de la representación federal es significativo. Primero, porque nos da una variedad de conocimiento, no sólo de representación, basado en las realidades concretas de cada empresa y de cada lugar. Segundo, porque la privatización trajo como consecuencia la atomización de las normas convencionales.

En este ámbito, el 70 % de nuestros representados están bajo la norma convencional en su texto original de 1975. Lo que no tenemos bajo esa pauta es porque precisamente fue la FATLyF quien terminó imponiendo en la Corte Suprema de Justicia la modificación de la norma convencional original para terminar aceptando el acta acuerdo a la baja con una reducción de más del 40 % de los haberes económicos que eran a favor de los trabajadores y de las trabajadoras.

Tiene mucha importancia esa representación federal porque el gremio es uno solo. Hay quienes creen que el gremio es un ámbito o un lugar o en todo caso se restringe a una determinada ciudad. Somos cada uno de nosotros, cada una. Tanto quienes tienen un desarrollo urbano altamente significativo como quienes trabajan en ámbitos más reducidos.

Hemos buscado la integridad y hemos avanzado muchísimo en todos estos ámbitos.

 

– Esta elección se da en un contexto en el que la Sala V de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo resolvió rechazar los recursos interpuestos por la FATLyF y el Ministerio de Trabajo contra el fallo que otorgó la Personería Gremial a la FeTERA. Es decir, resuelve otorgar la personería…

Es el éxito de la perseverancia y la decisión de no claudicar. Es el éxito de todos aquellos que de alguna manera confiaron en esta iniciativa política gremial que comenzó en la década del ´90. Entonces no se entendía muy bien pero hoy muestra cómo una organización sindical desafía una estructura existente en la Argentina en los últimos 60 años.

Las empresas multinacionales tienen la capacidad hoy de fabricar tanto un escarbadientes como un misil. Esa diversificación, que es regional y mundial, requiere de organizaciones sindicales que interpreten esa realidad. Cuando nos propusimos hacer la FeTERA buscamos que en un mismo ámbito estuviésemos juntos petróleo, gas, electricidad, producción, transmisión, comercialización, carbón, agua, nucleares, etc. Estábamos pensando en respetar lo sectorial pero en ganar y crecer en la inteligencia colectiva y en el desarrollo organizativo para precisamente enfrentar a grupos multinacionales. En la década del ´80 quedó claro que ya no era posible que una organización sindical se enfrentara en soledad: era necesario una articulación mucho más amplia, en la que inclusive juegue la propia sociedad.

Creo que es importante valorar lo que se ha hecho respecto de la personería gremial de la FeTERA. Para poder hacer el trabajo que se desarrolló hubo que recurrir al plano internacional. Fuimos a llevar ese reclamo a la OIT y lo hicimos a través de la Federación y de la propia CTA. Y eso fue posible porque hemos tenido la suerte de representar desde el primer día a la CTA en el ámbito de la OIT, por muchos años.

Este es el valor de haber tenido la presencia allí en función de los intereses de los compañeros y de las compañeras. En este caso, de obtener la personaría gremial de la FeTERA. Pero además hemos resuelto un montón de problemas de otros compañeros y compañeras por poder estar allí, hacer las presentaciones pertinentes en función de nuestros derechos.

La articulación internacional no se ha puesto en foco lo suficiente. Esta capacidad de desarrollar nuestra política en distintos ámbitos es posible porque hay una articulación internacional en la que Luz y Fuerza, FeTERA y CTA son altamente reconocidos.

 

La CTA se crea en un contexto de privatización, precarización y despidos. Hoy todo esto aparece de manera explícita. ¿Cómo piensa el MUL el rol de la central para esta etapa?

Así como decimos que somos Luz y Fuerza Mar del Plata también decimos que somos FeTERA y CTA. Nuestra historia siempre fue una historia de lucha. Vinculada a llevar adelante el desafío de que era imprescindible mejorar las condiciones de vida pero muchas veces la institucionalidad existente no se correspondía con la acción necesaria para llevar adelante ese tipo de objetivos.

Veníamos de vivir en una etapa, en los ´90, donde por oponernos a la privatización y por ser cofundadores de la CTA fuimos expulsados arbitrariamente de la FATLyF. En ese marco, quedándonos en un sindicato escíticamente de base, de desarrollo regional, no nacional, sin CGT y sin federación, apostaron a ver si durábamos dos o tres meses. Porque esa era la historia que se había vivido en el movimiento obrero argentino y la excepcionalidad solo había sido Agustín Tosco con Luz y Fuerza de Córdoba.

Muy lejos de compararnos, nosotros mostramos que era posible crecer por fuera de esos ámbitos que habían dejado de ser representativos de los intereses de los trabajadores y de las trabajadoras. Fuimos capaces de desarrollar una resistencia y al mismo tiempo un crecimiento en espiral.

Desarrollamos la CTA: el nuevo modelo sindical basado en mayor democracia y participación. Comenzamos a hablar de la democracia sindical contra el unicato. Levantamos la reivindicación del voto directo y secreto. Y así comenzamos a desarrollar una representación que fue creciendo. Ya para pelearse con Luz y Fuerza Mar del Plata había que pelearse con la CTA y con la FeTERA.

Al mismo tiempo articulamos con la sociedad la defensa de los intereses de los usuarios y de las usuarias. Para pelearse con el sindicato había que pelearse con todas esas organizaciones sociales y gremiales, sumado a la estrategia internacional que mencioné antes.

Es decir que, mientras resistíamos fuimos creciendo, creando lo nuevo, trasformando para poder llegar hasta acá. Hemos tenido capacidad, no sólo de salir a la calle, de pelear, de llevar adelante reivindicaciones. También tuvimos los elementos y los conocimientos para poder plantearnos en 1999 la crisis energética y la necesidad de repotenciar la Central 9 de Julio, de que se hiciera la línea de 500 kV y que se desarrolle la línea Mar del Plata Villa Gesell de 132 kV. Mucho de eso está hecho y otra parte se está terminando.

Más allá de los avatares del desarrollo del movimiento obrero en Argentina, lo cierto es que hay una cantidad de valores de los que hemos sido parte. Es significativo. Tenemos que recuperar la identidad de clase, que el sistema diluye. Por otro lado, la importancia del concepto solidario, que también tratan de pulverizar con el “sálvese quien pueda”, con la salida individual. Estas cosas no pueden estar desvinculadas de lo que significa sentir orgullo de ser un trabajador o una trabajadora. También el sistema intenta someternos a la máxima explotación para tratar de que finalmente el trabajador ni si quiera tenga el sentido de reconocerse como tal.

 

– El nuevo modelo sindical nació en la última década del siglo pasado. Hay nuevas generaciones que no han tenido la experiencia de esa construcción ¿Cómo transmitirías la importancia de estos conceptos hacia los y las jóvenes?

Tenemos que tener la capacidad de poner el valor el cara a cara. Los sistemas virtuales le hacen creer a uno de que detrás de la pantalla está el mundo y todas las respuestas. La única manera que tenemos de resolver a favor nuestro es a través de la relación cara a cara. La asamblea, el lugar de trabajo, el encuentro con 2, con 5 o con 200. Y hablar.

La expresión personal no se puede reemplazar. No se puede conducir por WhatsApp o por Facebook. Se conduce desde las tripas, conociendo lo que le pasa a quien está al lado de uno, que es de carne y hueso. La relación entre trabajadores y trabajadoras es una relación de iguales que no se resuelve con la mediación de la tecnología.

Lo más importante es que nadie crea hábitos que no practica. Para que un trabajador o una trabajadora adquieran el desarrollo de la comprensión y de la conciencia es imprescindible el dirigente al lado del trabajador. Ese es el desafío de los y las jóvenes que se proyectan hoy y de los que intentan ser referentes de otros compañeros en el futuro.

Hay un valor importantísimo, casi definitorio: el de desarrollar con sus pares el trabajo en el mismo ámbito. Quienes tenemos una larga experiencia no podemos transferir ciertos conocimientos. Quien ingresa hoy me conoce como alguien que está lejos. No sabe que ingresé a trabajar, fui delegado, presidente de delegados, delegado congresal, que pitaba paredes, arroyaba afiches, pegatinaba, que me perseguía la cana. Eso no lo puedo contar porque no lo vivimos juntos. Eso lo tienen que hacer los nuevos compañeros y las nuevas compañeras.

Ahí es donde se va a lograr una reacción, un conocimiento, una convicción que lo virtual no puede resolver. Ahí lo que ocurre es que se da un resultado desde el sentimiento, además de la conciencia. Eso la máquina no lo transmite.

 

– ¿Cómo describiría el modelo energético en esta etapa?

Las privatizaciones en Argentina significaron la iniciativa más importante de la globalización. Ésta trajo aparejado el proceso de privatización como su hijo pródigo. La privatización de las empresas del estado significó, en la práctica, la extranjerización y el traspaso de nuestras riquezas hacia manos privadas y, sobre todo, hacia grupos monopólicos extranjeros.

Con esta política intentaron triturar ciertos valores. Así, la energía dejó de ser considerada un bien común para convertirse en un commodity, en una mercancía. Nosotros seguimos considerando que la energía es un bien social. Son recursos que, por ejemplo, están en el subsuelo de nuestra patria, son nuestros. La energía tiene una función estratégica para cualquier país o región.

Además, tiene una función insustituible: nadie puede vivir en el siglo XXI sin electricidad, sin gas o sin agua. Para saciar otro tipo de necesidad uno puede elegir. Pero no hay nada que sustituya la electricidad. ¿La vela? ¿La leña? Volveríamos a la etapa de las cavernas.

Por eso cuando alguien se propone, como este gobierno, “pobreza 0” y al mismo tiempo desarrolla la energía como un bien de lujo: está mintiendo. Aprovecha la falta de información.

Cuando hoy enfrentamos los tarifazos…

– El gobierno sostiene que sin los aumentos eran imposible sostener los servicios…

No es cierto porque ocultan el costo de fabricación. Para hacer un sombrero yo tengo que saber cuánto me cuestan los materiales y la mano de obra para, a partir de esos datos, obtener una ganancia. ¿Cuál es el costo de producción de un barril de petróleo en Argentina? ¿9, 10, 12, 18 dólares? ¿Cuál es el costo de producción de 1 millón de BTU? ¿2, 5,50 o 7,50 dólares como se ha pagado a las petroleras? Para ocultar esa información no hacen estudios de costos. De esa manera nos engañan con la utilización del criterio del precio internacional. Cuando sube ese precio aumentan todo pero cuando baja no disminuyen las tarifas en el país.

YPF ha reconocido ante la SEC (Securities and Exchange Commission), auditores de bolsa en los Estados Unidos, que la producción del millón de BTU en Argentina tiene un costo de 2 dólares. Pero acá las petroleras cobran más de 7,50 dólares el millón de BTU. Ahí está la cuestión. Esa es la razón por la que Aranguren nunca contestó sobre esto en el congreso. Porque ahí se destapaba la lógica del sistema capitalista.

Tampoco es cierto que haya competencia. Por tu casa pasa un solo caño de luz, de gas y de agua. ¿Con quién compiten? Lo que han hecho es convertir la energía en parte de la timba financiera del sistema capitalista. La empresa cotiza en bolsa. Para hacerlo tiene que cumplir con determinados requerimientos. Una vez que cotiza lo que vale es la acción de la empresa. Entonces, a medida que sube la tarifa lo hace también la acción. Cuanto más cara la tarifa, más sube la acción. Por lo tanto en la venta de acciones es donde estos pillos hacen el negocio redondo.

Si queremos terminar con el tarifazo no sólo hay que pelear contra la tarifa, pedir subsidios o pedir emergencia: hay que cambiar de modelo energético. Hay que ir a la causa.

¿Qué tenemos que hacer para eso? Volver a ser soberanos, recuperar el patrimonio a manos del pueblo argentino. Desarrollar una política energética que tenga como objetivo a un estado que sea partícipe activo, que establezca los controles y que se determine soberanamente qué queremos producir, por qué y para qué. Esto tenemos que decidirlo los argentinos y las argentinas.

Fuente: http://movimientodeunidadlucifuercista.com.ar

Revista FeTERA

Revista ESNA #12 – Junio y Julio 2018

Conversaciones Sobre Politica Energetica

Energias Renovables

Volver