Un petrolero hoy no sabe si mañana va a trabajar o si lo van a despedir. La situación de los trabajadores de los hidrocarburos del sur es inestable desde que el precio del barril cayó y las petroleras, para mantener sus ganancias, dejaron de invertir y comenzaron a despedir, con aval o vista gorda de los gobiernos de fondo.

 

"La situación de los petroleros en Chubut es similar a la de los 90"

Imprimir Correo electrónico Publicado el 16 Agosto 2017
Un petrolero hoy no sabe si mañana va a trabajar o si lo van a despedir. La situación de los trabajadores de los hidrocarburos del sur es inestable desde que el precio del barril cayó y las petroleras, para mantener sus ganancias, dejaron de invertir y comenzaron a despedir, con aval o vista gorda de los gobiernos de fondo.

 

En el caso de la cuenca del Golfo de San Jorge, que abarca Chubut y el norte de Santa Cruz, hay conflictos y despidos mes a mes. Se calcula que un total de 3.000 trabajadores petroleros fueron despedidos en el último año y medio. Además, muchos otros pasaron a retiro voluntario o se jubilaron.

“Se vive una situación psicológica muy dura”, afirmó a Prensa FeTERA Fabián Pereyra, que es un petrolero miembro de la FeTERA que acaba de jubilarse. Es de Comodoro Rivadavia. Todavía no cobró el primer sueldo como jubilado petrolero. Pereyra trabajo 31 años en distintas empresas del sector de hidrocarburos, como la vieja YPF estatal y en algunas empresas de servicios petroleros y químicos. Además de ser miembro de la FeTERA como petrolero de Chubut, es secretario de Prensa de la CTA Autónoma del regional sudeste de la provincia.

“Luchamos contra las petroleras, que han tenido un margen de ganancia fenomenal en los últimos 10 años, y nos sometan a una presión psicológica a los trabajadores petroleros de que en cualquier momento podemos ser despedidos”, sintetizó Pereyra.

¿Cuál es la situación del trabajador petrolero hoy en Chubut, que esta en medio de una importante crisis?

Fabián Pereyra respondió: “La situación del trabajo petrolero en Chubut es muy similar a la que atravesamos en la década del 90 durante el menemismo. Los trabajadores y las familias tienen mucha incertidumbre, psicológicamente es un momento muy duro. No tenemos seguridad de nada, no hay estabilidad laboral. Hay bajas concretas del salario, principalmente en los compañeros que van al campo, que son los que perforan, los que están en los equipos, en los pozos, en el punzado, entre otras tareas. Los salarios de estos trabajadores han ido a la baja.

En los últimos dos años hay 3.000 puestos de trabajo menos solo en la cuenca del Golfo de San Jorge”.

Pereyra agregó que “la principal empresa que opera en esta cuenca es Pan American Energy (de la familia Bulgheroni, la inglesa British Petroleum y la china Cnooc) y en 2016 realizó un ajuste que significaron 500 despidos y 500 personas que pasaron a retiro y se jubilaron. Lo mismo ha sucedido con empresas de servicios petroleros (las que trabajan con las operadoras como YPF, PAE, Chevron, etc.), que han enviado muchos telegramas de despidos”.

“Decimos que es una situación similar al menemismo porque, por ejemplo, YPF en los 90s había contratado una consultora norteamericana para establecer que sectores eran estratégicos según el modelo que iba a tomar para su futuro luego de la privatización, despidos mediante. Ahora, PAE hizo lo mismo, porque contrató una consultora para analizar en donde sobraba gente. Esto es porque PAE tenía un panorama de perforación y expectativas en el gas (en Chubut extrae solo petróleo) que no se cumplieron en la medida que ellos tenían previstos sus objetivos. PAE trabaja sobre objetivos y todos los trabajadores están bajo esa presión”, relató Pereyra.

Pereyra remarco el rol de YPF hoy: “Con mayoría accionaria estatal, YPF no pudo tener una política en este contexto (de despidos y caída del precio del barril) para mantener los puestos de trabajo. Además, a penas asumió el macrismo lo primero que hizo fue cambiar la conducción de YPF y ofrecérsela a los grupos económicos”.

¿Qué significa el acuerdo de productividad o, mejor dicho, de flexibilidad laboral en el sector petrolero?

Pereyra describió que “una de las características de este proceso de flexibilización laboral (que fue el puntapié inicial de la flexibilización laboral de Macri) es que una empresa como PAE desde hace tres años que le da trabajo a una empresa, que es Mampetrol. Es decir, tercerizó todos los servios en una sola empresa. Mucha gente que trabajaba en empresas de servicio para PAE terminó trabajando en esta empresa y esto es un mecanismo de flexibilización laboral”.

Además, Pereyra remarcó que “otro fenómeno es que las operadoras grandes contratan hace tiempo casi solamente a profesionales. Y los trabajos más físicos se tercerizaron”.

La flexibilización laboral en los petroleros también se tradujo en reducción salarial, mayor horas de trabajo, horas no remuneradas, descanso no remunerado, mayor velocidad de las maquinarias, peores condiciones laborales (por ejemplo, mayor tolerancia a los vientos), entre otros puntos.

Por último, Fabián Pereyra hablo sobre las demandas hoy en día de los petroleros del Golfo de San Jorge. “Por supuesto que la estabilidad laboral porque es algo inmediato y que genera muchos conflictos. Luchamos contra las empresas, que han tenido un margen de ganancia fenomenal en los últimos 10 años, y nos sometan a esa presión psicológica a los trabajadores petroleros de que en cualquier momento podemos ser despedidos”.

Además, agregó que “esta situación también se desprende de las elecciones últimas del sindicato de base (Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Chubut, conducido por Jorge “Loma” Ávila) donde se presentaron 4 listas. Esta cantidad de listas es por descontento a las conducciones sindicales. Y en este tipo de sindicalismo siempre pareciera ser que gana el oficialismo. Acá las demandas es la defensa del trabajo y que se avance en la obra social también”.

“El sindicato hace unos años tenia unos 12.000 afiliados y hoy cuenta con alrededor de 9.000. Esto es porque despidieron gente y, además, porque hay mucha gente desilusionada. A esto hay que sumar que el secretario General del sindicato, Jorge Ávila, aceptó el cargo en Petrominera (empresa del estado provincial) que le ofreció el gobernador de Chubut, Mario Das Neves. Esto provocó mucha desazón dentro de los afiliados. Que el titular del gremio este en la conducción de Petrominera no se tradujo en mejoras para los trabajadores”.

 

Fuente: Prensa FeTERA

Volver